Catrinas, las guardianas de los portales de Underworld

Catrinas, las guardianas de los portales de Underworld

Desde el principio de los tiempos, las Catrinas se aseguran de que nada malo entre en nuestro mundo. Bendecidas cada una con un don, protegerán a su portador transmitiéndole su poder y convirtiéndose en su ángel de la guarda.

Angelica, cuidará de que tu destino sea lo más exitoso posible. Es el oráculo de las Catrinas. Todas acuden a ella cuando quieren saber que les deparará el destino. Controla la magia blanca y sus poderes pueden alterar la realidad.

Mariko, es descendiente de la última saga de mujeres samuráis. Su aspecto tranquilo esconde una auténtica guerrera. Vive en la cima del monte fuji y desde allí mantiene protegido a su pueblo. Ella te aportará su equilibrio, para los momentos de lucha y los momentos de calma.

Casandra, tenerla a tu lado te aportará salud y bienestar. Es una amante de la naturaleza. Le fascinan las plantas y las flores. Vive en el bosque de Arboria y prepara pócimas con las plantas que se encuentra.

Rosabella, es la última hechicera de su pueblo. Rosabella es conocedora de todo tipo de conjuros y vive en un carromato en las afueras de la ciudad. Ella te protegerá de la mala suerte, haciéndote una vida más fácil.

Valeria, te aportará valentía y fuerzas para luchar contra tus adversidades. Ella vive en las duras montañas de Islandia. Hija de grandes conquistadores, Valeria tiene un espíritu guerrero, que le hace enfrentarse a los problemas sin ningún tipo de miedo.

Maya, te hará ser mejor persona. Es una soñadora a la que le encanta dibujar, vive en la gran ciudad y le encanta tener mascotas. Es cuidadosa y muy protectora tanto de las personas como de los animales.

Las Catrinas son las encargadas de impedir que los seres malos de Underworld lleguen a nuestro mundo. Las familias de Catrinas están repartidas por todo el Underworld y protegen los más de 30 portales que unen su mundo con el nuestro.

Si te ha molado lo que has leído, ¡no te vayas sin haberlo compartido!
  •  
  •  
  •  
  •